sábado, 27 de octubre de 2012

OBSERVAR



El chamán se sienta y observa;
observa su cuerpo,
observa su respiración,
sus emociones y pensamientos,
no intenta controlarlos
simplemente los observa
y los deja ir
allá donde quieran.

4 comentarios:

  1. Hasta que el chamán (observador) y lo observado (chamán) se dan cuenta de que no hay diferencia. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. asi es amigo...
      gracias por tu compañia
      un abrazo

      Eliminar
  2. Antonio A sin es si observáramos nuestros actos cuantas desgracias impediríamos.
    Saludos desde Abstracción texto y Reflexión

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.